LA DIGITALIZACIÓN DE LA MARIPOSA

…toda producción artística no es otra cosa que la constatación continua del gran enfrentamiento en que se encuentra, desde los comienzos de la creación y para todos los tiempos, el hombre y su entorno. Wassily Kandinsky (De la espiritualidad en el arte, 1912)

Cuando decidí digitalizar las mariposas jamás me hubiera imaginado todo lo que había detrás de ellas y de sus hermosos colores. Todo ese simbolismo arquetípico. Toda esa mitología histórica. Toda la fascinación que ha tenido, desde siempre, el hombre por ellas; desde aquellas grabadas en las tumbas de faraones egipcios hasta las que hoy en día podemos ver en un televisor de alta definición y con pantalla de plasma.

Tampoco me hubiera imaginado que esas conocidas mariposas de colores que venden en Lima habían sido previamente trabajadas por expertas manos artesanales. Luego de atrapar y matar por asfixia a las mariposas de la selva amazónica de Iquitos, el cazador las envía a Lima por encomienda. Estas mariposas llegan en grandes cantidades a diversos talleres artesanales donde se lleva a cabo lo que yo llamo “la artesanización de la mariposa”. Dicho proceso implica el desmembramiento del cuerpo del animal y su posterior reconstrucción por parte del artesano con el fin de conseguir una mariposa que esté con las alas abiertas y en posición de vuelo, debido a que un reflejo consecuente a su muerte es el total plegamiento de sus alas. Los artesanos no tienen otra manera de abrirlas que cortar las alas y separarlas de sus respectivos cuerpos. Luego las pegan con Terokal. Se les extrae todo el contenido del abdomen para llenarlo con algodón negro. Las antenas son remplazadas por pelos de brocha. Además, se les quita las patas del cuerpo. Jamás hubiera imaginado esa específica labor artesanal, propia de un neurocirujano, que transforma la mariposa a una escala milimétrica.

En otras palabras, no me imaginaba que estas mariposas, mitad naturales y mitad artificiales, mitad orgánicas y mitad tecnológicas, eran en realidad una especie de cyborg digna de una película de ciencia ficción. Se trata de cuerpos que han sido transformados con el fin de ser comercializados y ser exportados en grandes cantidades. Pero esa situación es nada más que un pequeño reflejo de lo que el hombre hace, gracias a la utilización de su tecnología, con la naturaleza: la invade, la destruye, la mutila, la aniquila.

Sin embargo, lo que sí imaginé fue la manera ideal de digitalizar aquellas mariposas transformadas. Y la respuesta fue: colocarlas directamente en un escáner de alta resolución, sin utilizar una cámara fotográfica. Tradicionalmente, desde los orígenes de la historia de la fotografía, a la fotografía realizada sin la intervención de una cámara se le llamaba –y se le sigue llamando- fotograma. Pero estos fotogramas se distinguen de los demás porque son absolutamente digitales, desde el escaneo de las mariposas hasta el proceso final, que consiste en una impresión digital con calidad fotográfica.

Decidí ampliar el tamaño de la mariposa y pude verlas de cerca por primera vez. Pude ver toda su estructura arquitectónica, sus defectos, sus virtudes, sus músculos y sus cabezas, sus texturas y sus detalles; sus escamas. ¡Que por favor nadie las confunda con píxeles!

El contenido de este trabajo es tanto documental como expresivo. Es un registro de una serie de mariposas de la selva de Iquitos que elegí minuciosamente. La subjetiva manipulación del color ha constituido una herramienta fundamental, no sólo a nivel estético, sino – y sobre todo- a nivel de la expresión de emociones y sensaciones abstractas.

Casi todos los ejemplares de mariposas que he seleccionado son machos. La cacería de mariposas macho es totalmente legal, así como la comercialización de cualquier invertebrado por el hecho de “no encontrarse en peligro de extinción”, como dice el INRENA, institución estatal que lucra y permite lucrar con la cacería de animales invertebrados. Yo creo que dicho concepto es bastante relativo y no contempla las posibles alteraciones en las cadenas biológicas de los ecosistemas. Ellas no sólo son un eslabón de una cadena alimenticia, sino que son importantes agentes polinizadores. La cacería indiscriminada de mariposas podría causar desbalances en el ecosistema que afecten negativamente a una serie mucho mayor de especies vivas. Además, cabe preguntarse cuántas especies que algún día fueron muy pobladas terminaron en peligro de extinción. Actualmente las mariposas están muriendo y están teniendo que migrar a regiones más frías como consecuencia de los cambios climáticos producidos por el calentamiento global.

Entre todas las mariposas macho, hay una mariposa hembra (en este caso, una Morpho didius), cuya cacería y comercialización son ilegales. Su presencia en esta exposición es importante porque demuestra que existe, además de la cacería legal, un mercado negro de estos animales –oficialmente protegidos por el Estado- que pasa por alto las poco eficaces leyes estatales de conservación.

Me atrevo a decir que todo los que les sucede a estas pobres mariposas es tan solo un pequeño ejemplo de un problema mucho mayor, que es la depredación que estamos realizando de nuestra selva amazónica, desde la caza de animales salvajes, pasando por la tala indiscriminada de árboles, hasta la cada vez más peligrosa contaminación que es consecuencia de las actividades de la industria minera, petrolera y gasífera. La mariposa es tan sólo una pequeña especie –pero bellísima- que en este proyecto simboliza la progresiva exterminación. En este proyecto la mariposa representa la naturaleza ultrajada por el hombre y es un llamado a proteger la selva amazónica a como dé lugar, antes de que sea demasiado tarde.

Si usted me preguntara cuál es la mejor salida a todo este problema, mi respuesta sería muy simple: no lo sé. Tan sólo soy un artista con una propuesta crítica. Mi misión es llamar la atención sobre este tema, señalándolo sin temor como un grave problema.

Ojalá que a alguien del publico, luego de ver esta exposición, se le pueda ocurrir crear una página web que se llame, por ejemplo, www.salvenalasmariposas.org o desarrollar ideas creativas que comprendan desde la educación al turista para qua no compre esas mariposas, hasta intervenciones necesarias para cambiar el sistema legal actual con respecto a caza y comercialización de especies invertebradas de nuestra selva amazónica. Necesitamos leyes proteccionistas más eficaces, como las que hay en Brasil por ejemplo.

En este presente trabajo mi visión es tanto poética como descriptiva, es tanto expresión como información; es un producto artístico y a la vez es un documento. Pero también, y sobre todo, es un llamado: un llamado a la protección de las especies naturales de la selva amazónica. Además, es un pequeño documento que entrego a ustedes como testimonio de mi experiencia con estas bellas mariposas y con todo lo que de mágico existe alrededor. En griego se utiliza la misma palabra (psyche) para decir alma que para decir mariposa.

Finalmente, los dejo con una visión utópica. Cierren los ojos e imaginen un campo verde, un escenario bucólico, idílico, una selva intacta – un paisaje panteísta en su máxima expresión. En el campo, bajo el rubio sol que tiernamente acaricia las flores, cientos de mariposas de todos los colores vuelan esparcidas por doquier, cada una luciendo sus alas tornasol, como si se tratase de pedazos salpicados de un espejo roto que refleja el cielo turquesa, azul, turquesa, verde y morado de algunos de los privilegiados atardeceres de nuestra selva amazónica.

Santiago Bustamante Mujica

Lima, Mayo del 2007

© Santiago Bustamante 2015